La digitalización, la robotización y la softwarizacion de las empresas hacen cada vez más necesario tener personas con más número de capacidades y procesos cada vez más estandarizados dentro de las empresas.
La digitalización progresiva de la industria nos está llevando a que cada vez tiene mayor valor en las empresas el desarrollo de capacidades y habilidades de las personas. Habilidades que tienen mucho que ver con la resolución de problemas, con la adaptación continua al cambio, con la propuesta constante de nuevas soluciones, con la capacidad de comunicar internamente entre departamentos y con la cada vez mayor asunción de responsabilidades dentro de cada puesto de trabajo
A mayor procedimentalización de cada trabajo y a mayor desarrollo de las habilidades de cada trabajador, mayor foco le ponemos a cada puesto de trabajo sobre los objetivos de la compañía. Esto incide directamente en una mejora de la eficiencia y de la productividad de las empresas, y por tanto, de su cuenta de resultados.
Estamos en tiempos en los que cada vez hay que apostar más por la optimización de procesos, y en paralelo, por la optimización de aptitudes y actitudes de nuestras plantillas en nuestras empresas
Y es precisamente este crecimiento en habilidades y esta estandarización de procesos lo que va a marcar la diferencia en los puestos de trabajo y en los modelos de negocio. Y esto, es la realidad a la que vamos, si queremos competir en un mercado global.
De aquí la importancia de definir modelos de negocio, procesos e indicadores, y de aquí la importancia de implantar sistemas de trabajo basados en la dirección por objetivos, donde las empresas, y especialmente las PYMES, cambian su forma de trabajo tradicional o por intuición y adoptan el trabajo por objetivos, indicadores y mediciones

 

 

Dirección por objetivos – Murcia